jueves, junio 09, 2005

¿Cuáles son las Actividades de la Comisión de los Derechos Humanos?

Las principales tareas de la Comisión son establecer normas de derechos humanos, supervisar su cumplimiento y proteger y promocionar los derechos humanos en todo el mundo.

Una de las tareas más importantes encomendadas a la Comisión es el establecimiento de normas sobre derechos humanos. En 1948, dos años después de su creación, la Comisión ultimó la histórica Declaración Universal de Derechos Humanos. Posteriormente, la Comisión ha formulado normas relativas al derecho al desarrollo, a los derechos civiles y políticos, a los derechos económicos, sociales y culturales, a la eliminación de la discriminación racial, a la tortura, a los derechos de la mujer, a los derechos del niño, a los derechos de los defensores de los derechos humanos, y a los derechos de las personas migrantes. Todos los Estados que deciden acatar estas normas están obligados a velar por los derechos que éstas protegen y a presentar informes periódicos a los organismos internacionales establecidos para verificar el cumplimiento de dichas normas. Durante su periodo ordinario de sesiones anual, la Comisión aprueba alrededor de un centenar de resoluciones, decisiones y declaraciones de la Presidencia sobre cuestiones que a atañen a derechos humanos de todo tipo y en cualquier parte del mundo, que deben ser puestas en práctica por los Gobiernos de los Estados miembro de las Naciones Unidas, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos, y en algunos casos, también por otros organismos de Naciones Unidas. Periódicamente la Comisión indica esferas en las que deben desarrollarse las normas existentes para hacer frente a problemas nuevos o que están adquiriendo particular importancia.

La evolución del trabajo de la Comisión

En 1947, el Consejo Económico y Social aprobó una resolución en que se afirmaba que la Comisión no estaba «facultada para tomar ninguna medida respecto a las reclamaciones relativas a los derechos humanos». En 1965, sin embargo, la Comisión se vio enfrentada a diversas peticiones individuales procedentes de Sudáfrica y estuvo sometida a una considerable presión para que las tramitara. Esto la obligó a dedicarse a elaborar procedimientos para tramitar cuestiones relacionadas con el racismo. Se superó un tema tabú cuando en 1967 la Comisión estableció un grupo especial de expertos para que investigara la situación de los derechos humanos en África Meridional. La petición de tomar medidas con relación a la situación en esta región africana dio lugar al reconocimiento de la necesidad de un debate público sobre países determinados. No fue, empero, sino hasta 1975, cuando la Comisión pudo hacer frente a otra situación. De resultas del golpe del General Augusto Pinochet contra el Presidente Allende en Chile en 1973, la Comisión estableció en 1975 un Grupo de Trabajo ad hoc encargado de investigar la situación de los derechos humanos en Chile. En 1979, ese Grupo de Trabajo fue sustituido por un Relator Especial y dos expertos encargados de estudiar la suerte de los desaparecidos en Chile. Más tarde, en 1980, la Comisión estableció el Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones para que examinara la cuestión de las desapariciones forzadas en todo el mundo. Desde entonces, se han puesto menos objeciones al establecimiento de mecanismos expertos para que examinen las dificultades con que se tropieza en diversas partes del mundo en la esfera de los derechos humanos. A partir de estas experiencias se procedió a utilizarlos cada vez más de modo innovador y adaptarlos a violaciones cuya percepción interna estaba cambiando.


Edifici G-6, UAB, 08193 Bellaterra, España.
Escola de Cultura de Pau
pdh@pangea.org