miércoles, junio 29, 2005

Pensamiento urbano

A la vista esta, y no hace falta ser muy clarividente que millones de personas en el mundo se mueren de hambre a diario debido a la mala gestión de sus administraciones. Pienso a tal efecto que es necesario introducir una profunda reforma interna del funcionamiento global del sistema.

Se necesitan líderes incorruptibles que dirijan dicha reforma tales como los principales gobernantes de la historia, si bien hemos de excluir a todos aquellos que han hecho de su poder una herramienta de terror para enriquecerse a costa del pueblo.

Importante seria utilizar la diplomacia en el sentido contextual correcto de la palabra. Tratados de paz de mutuo acuerdo, y finalmente tolerancia para diferentes costumbres atribuidas a sus etnias correspondientes. Tales costumbres derivadas de las actitudes religiosas de las diferentes culturas son in-excluibles debido a que forman parte de la vida y el equilibrio de determinados individuos pero no son del todo directamente imprescindibles.

La necesidad de un espíritu colectivo progresista y para nada conservador y la liberalización de las principales energías así como la distribución correcta de los recursos mas básicos son una formula esencial de desarrollo necesaria sobretodo para los países subdesarrollados.

No debemos obviar la necesidad de una educación básica al alcance de todos debido a que la ignorancia y la analfabetización de algunos colectivos son una de las principales causas de la pasividad que se observa en el panorama actual, todo ello derivado de la falta de medios, claro está.

En mi opinión considero que un buen gobernante no ha de ser por fuerza un superdotado sino que únicamente debe concebir en su mundo interno una ilusión en la cual el mundo funcione con pasión y fuerza, hermanados unos con otros, esperando la llegada del futuro con ilusión y esperanza, sin miedo a la muerte y contribuyendo a que, generaciones posteriores acojan nuestro legado y hagan de él un bien común.

Miguel Gómez,
H&SFR friend.